Google Adsense, uno de los mayores programas de anuncios publicitarios del mundo, se ha revelado como una fuente de ingresos para los editores de un sitio web o un blog. Esta plataforma selecciona los mejores anuncios para los sitios web en función de su contenido y del perfil de los usuarios que lo visitan,  y  los anuncios son creados y pagados por las empresas que quieren promocionar sus productos. 

Pero, aunque de entrada las formas directas de monetización como AdSense suponen ingresos extra, también tienen su parte negativa: la de entorpecer la experiencia de navegación a los visitantes del sitio. De ahí que algunos editores optan por bloquear los anuncios de Google Adsense, con intención de proporcionar mayor comodidad a los usuarios que visitan su blog o sitio web.

También hay otra razón, y es que el hecho de revisar y filtrar los anuncios que se muestran en una web supone un freno para que los lectores acaben en las temidas webspam. Paralelamente,  se pueden filtrar los sitios web que sí interesa que anuncien en la web en cuestión, de modo que se minimice el tráfico dirigido a las páginas de competidores.

 

 

 

Las diferentes  opciones de bloqueo  Google Adsense

 

Bloque por categorías y contenido sensible

Indispensable para optimizar la experiencia del usuario  al visitar una  página, sacando partido del contenido que más interese al sitio  web. Ya que algunos anuncios pueden resultar molestos o incluso herir la  sensibilidad del usuario, si la publicidad está en sintonía con la temática  del sitio, mejorará  la experiencia de navegación.

La herramienta de bloqueo por categorías de anuncios solamente está disponible en algunos idiomas. El bloqueo se implementa dando los siguientes pasos:

  • Ingresar en la cuenta de AdSense.
  • Hacer clic en los Controles de bloqueo.
  • Haz clic en contenido
  • Dar clic en Todos los sitios web, o en el dominio concreto a bloquear
  • Hacer clic en “Gestionar las categorías generales” o “Gestionar las categorías sensibles”.
  • En la página «Categorías generales» o «Categorías Sensibles», emplear los controles para permitir o bloquear categorías.

 

Bloquear URL

Este bloqueo evita la aparición de anuncios procedentes de distintas webs que pueden ser de la competencia. De este modo se conserva el interés del tráfico que llega al sitio web por el contenido y  productos que estén en promoción. El bloqueo de URLs se hace de la siguiente manera:

  • Ingresar en la cuenta de AdSense.
  • Hacer clic en los Controles de bloqueo.
  • Clicar en contenido
  • Hacer clic en Todos los sitios web.
  • Clicar en Gestionar URLs de anunciantes.
  • En la página «URLs de anunciantes», introducir las URL a bloquear. Si son más de una, separarlas con comas o con saltos de línea.
  • Para acabar, hacer clic en Bloquear URLs. A partir de este momento, los anuncios de las URLs seleccionadas dejarán de publicarse en las 24 horas  siguientes.
  • Hay una serie de pautas a seguir al realizar este  tipo de bloqueo, y aparecen en el blog de asistencia de Google AdSense específico para ello.

 

Bloqueando las Redes Publicitarias

El bloqueo de anuncios que provienen de terceros es otra opción. Los pasos para aplicar este bloqueo son los siguientes.

  • Ingresar en la cuenta de AdSense.
  • Clicar en los Controles de bloqueo.
  • Hacer clic en contenido
  • Dar clic en Gestionar redes publicitarias.
  • Para permitir los anuncios que Google certifique en el futuro, activar la opción “Permite automáticamente nuevas redes publicitarias con certificación de Google”.
  • Como último paso,  para permitir o bloquear una red publicitaria con certificación de Google disponible, emplear el control que figura junto al nombre de la red. A partir de esta acción, en la siguiente próxima hora será activada.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.