Quien busca, encuentra”. En este caso el refranero popular le va como anillo al dedo a Google. No hay información que se resista al gigante de los buscadores,  y cuando raramente sucede, la ausencia en cuestión incluso nos genera sospechas. 

Para fundamentar la confianza que depositamos en sus rastreos, en 1999 Google creó el algoritmo Page Rank:  sistema de puntuación que califica la autoridad de una página en función de sus contenidos, influyendo en su posicionamiento. 

Son varios los factores que Google tiene en cuenta para realizar estas métricas, y van desde el número de visitas a la página hasta su velocidad de carga, pasando por el valor y calidad de los contenidos, el diseño, y la frecuencia de actualizaciones entre otros. Así es que conviene poner especial atención al estado de todos estos elementos si queremos que nuestra web se gane los favores de Google.

Para facilitar las cosas, el gigante de internet no ha dudado en detallar en su blog corporativo los criterios que sigue para medir la cantidad de los contenidos en sus resultados de búsqueda. ¿Lo vemos?

 

Elementos clave de Google para medir calidad de contenidos

Tres son los elementos clave sobre los que Google fundamenta su métrica de la calidad de los contenidos de las páginas web:

  1. Elabora un sistema de ranking que refleja la información en función de lo útil y fiable que resulte para las personas.
  2. Pone en marcha funciones de búsqueda para acceder directamente a informaciones emitidas por autoridades o entidades gubernamentales u organizaciones mundiales. Esta búsqueda se centra en datos que sean reales y fidedignos para los usuarios que realizan sus consultas. 
  3. Garantiza la calidad y utilidad de los contenidos mostrados a través de sus políticas sobre lo que puede aparecer en las funciones de búsqueda.

Para poder realizar una clasificación encaminada a la calidad, Google emplea sistemas de compresión de lenguaje capaces de relacionar palabras y conceptos de búsqueda con la información análoga. Esto es  posible gracias a la aplicación en la búsqueda de BERT, la flamante red neuronal de código abierto recientemente estrenada por Google. BERT procesa de manera más eficiente el lenguaje natural, facilitando la comprensión de  sinónimos y errores ortográficos. Pero no se limita a las búsquedas principales, sino que BERT también se aplica a los fragmentos destacados.

Otra variable que facilita la comprensión de la calidad de los contenidos a los motores de búsqueda son las denominadas “señales”, y pueden ser de varios tipos. Un ejemplo de señal de fiabilidad sobre un tema sería la cantidad de páginas de calidad enlazadas con un página en concreto. Además de las señales, Google cuenta con más de 10.000 evaluadores de calidad de búsqueda: se trata de miles de personas que realizan millones de búsquedas a partir de las cuales califican la calidad de los resultados obtenidos. La valoración de estas puntuaciones está regida por los parámetros EAT (Experiencia, Autoridad y Confiabilidad).

 

Informes de expertos y claridad en la información

Otra de las acciones de Google para ofrecer a sus usuario una información lo más fiable y relevante posible, es conceder  mayor  puntuación a aquellas páginas que acrediten su experiencia y autoridad. Esto lo aplica especialmente en temáticas relacionadas con medicina, finanzas, o situaciones de crisis, por lo que si la información proviene de instituciones u organismos gubernamentales, aparecerá directamente en los resultados de búsqueda. 

Y por lo que respecta a ayudar al usuario la comprensión de temas complejos en sus búsquedas, Google pone a su disposición herramientas que permiten que la información en línea resulte inteligible para quien la consulta, facilitando encontrar fuentes fiables sobre el tema que suscita interés. Un ejemplo de herramientas de este  tipo es la detección de verificaciones de hechos: etiquetas asignadas por editores que aplican el esquema ClaimReview y que señalan las verificaciones de los  hechos publicados.

Tampoco faltan otras funciones generales como destacar fragmentos, autocompletar, o los paneles de conocimiento que aparecen a la derecha de la lista de resultados de búsqueda. 

En resumen, Google ha dispuesto las herramientas necesarias para facilitar al máximo las búsquedas de información al usuario basándose en la calidad, la fiabilidad, y en la organización.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.