Son unos cuantos años los que Facebook lleva focalizando su atención a los grupos. Durante el 2018 la plataforma ya introdujo  grupos patrocinados, creando así una oportunidad para que las marcas pudieran asociar grupos con su página. De este modo miles de marcas crearon comunidades alrededor de sus productos. Algo que en algunos casos les permitió recuperar  el alcance perdido de sus páginas. 

Con los grupos patrocinados, se consigue una doble función: por un lado, movilizar a los usuarios para que participen en las comunidades, ofreciendo así un valor añadido a la plataforma, y por otro lado, abrir camino para que las empresas lleguen hasta su público más objetivo. Para ello Facebook lanza los post patrocinados, una nueva opción de monetización de grupos. 

A través de los post patrocinados  los administradores de los grupos podrán asociarse con las marcas, y juntos ofrecer nuevas experiencias a quienes participen. Los nuevos posts patrocinados dentro de los grupos serán una extensión de las herramientas  de contenido de la marca. ¿Principal finalidad de estas herramientas de monetización? Ayudar a que tanto personas como marcas y organizaciones generen ingresos confiables y sostenibles en el tiempo.

 

Monetizando los grupos  

A diferencia de lo que ocurría con la creación de anuncios en el feed de las comunidades años atrás, ahora los nuevos posts patrocinados dentro de los grupos incluirán una etiqueta de “publicación pagada” similar a las que muestran los posts pagados en el feed general de la red social.

Este conjunto de nuevas herramientas lanzadas por Facebook permitirá que por primera  vez las grandes comunidades puedan monetizar su audiencia en grupos de forma  significativa, ya que estarán asociadas con las empresas creando publicaciones de su marca. De este modo el contenido patrocinado será una oportunidad de generación de ingresos para parte de los administradores. Y al mismo tiempo,  las marcas tendrán vía de acceso directo con las audiencias mejor enfocadas a sus productos o servicios. 

El proceso que  permita  a los administradores de los grupos de  Facebook  asociarse con marcas y dinamizarlas  en su comunidad estará mucho más definido.  Facebook ya ofrece opciones de suscripción de pago para algunos  grupos, de modo  que los administradores reciban una retribución por el tiempo que dedican a crear sus comunidades. Al mismo  tiempo el contenido patrocinado agregará aún más oportunidades  y ofrecerá a las marcas una línea directa hacia las audiencias mejor predispuestas.

 

Más de mil millones de usuarios forman parte de grupos de Facebook

Facebook asegura que de los más de mil millones de sus usuarios que participan regularmente en grupos, casi la mitad de ellos forman parte de  comunidades consideradas como fundamentales para la interacción online.

Dicho en otras palabras: son muy numerosos los usuarios de Facebook que buscan participar en temáticas muy específicas dentro de comunidades cerradas. Si se llega a ellos con ofertas vinculadas a los temas de su interés, podrá darse a conocer la marca en cuestión. Y por supuesto favorecer sus ventas. 

Esto significa que existen una gran cantidad de usuarios de Facebook que se involucran en temas muy específicos dentro de estas comunidades cerradas, y el llegar a ellos con ofertas relacionadas con estos temas podría ser una excelente forma de incrementar el conocimiento de marca e incluso las ventas directas.

Aún con todo, los administradores no podrán dejar nada al azar. Deberán trabajar para granjearse la confianza de los grupos, procurando que crear un buen equilibrio entre el contenido  orgánico y las promociones. 

Estos  posts patrocinados solamente podrán aparecer en grupos públicos con más de 1.000 miembros que además cumplan los Estándares de Elegibilidad de Monetización de Facebook. Son una serie de parámetros  a seguir para cumplir las reglas de la plataforma como crear contenido en una superficie admitida,  compartir contenido auténtico, residir en un país admitido, compartir contenido auténtico, o cumplir  con las condiciones  de pago, entre otras reglas.

Lectora voraz desde que era una niña, pronto aprendió a contemplar el mundo con la mirada entre curiosa y soñadora de quienes aman la literatura. Algunas de las horas más gratas de su vida las ha pasado sumergida entre las páginas de un libro, pero sin renunciar por ello al "mundanal ruído". Porque también aprendió tempranamente que, la única forma de entender la mayoría de las historias, es viviéndolas.