La irrupción de la pandemia del Coronavirus y el confinamiento de gran parte de la economía, han provocado que un importante número de trabajadores hayan experimentado su primera experiencia con la nueva forma de trabajar, el teletrabajo.

Según un reciente estudio de Eurofund, un 30,2% de los ocupados en España ha comenzado a trabajar a distancia a raíz de la pandemia. Antes de la irrupción del Covid-19, solo un 9,7% de los ocupados de España teletrabaja.

No obstante, una pobre implantación previa de esta modalidad de trabajo provocan que España sea uno de los países de la Unión Europea con menor número de teletrabajadores. 

Los sectores con mayor cualificación para llevar a cabo la implementación del teletrabajo son los técnicos y profesionales científicos e intelectuales, los directores y gerentes, los empleados contables, los administrativos y otros empleados de oficina.

teletrabajo tras coronavirus

Google y Facebook apuestan por el teletrabajo 

Muchas de las grandes empresas tecnológicas, como Google y Facebook, parecen competir no para ser los primeros en volver a las oficinas, sino para ser los últimos en hacerlo. 

Google y Facebook, los dos gigantes de internet, apuestan por el teletrabajo y han anunciado la extensión del período de cuarentena para sus empleados hasta el 2021. 

Hay algunas empresas que están tomando de forma más agresiva los cambios que la pandemia del coronavirus ha impuesto: la compañía Twitter permitirá a sus trabajadores teletrabajar desde sus casas para siempre. 

La mayoría de las empresas tecnológicas son las primeras en integrar el trabajo a distancia en sus oficinas, ya que, su mismo software promueve el teletrabajo. 

Un cambio más amplio al adoptar el teletrabajo podría tener implicaciones importantes: menos congestión de tráfico, ciudades más limpias, una cultura de oficina diferente y mayores ganancias corporativas.

Además las pequeñas y medianas empresas (PYMES) podrían contratar a un mayor número de trabajadores que viven más alejados de las oficinas y mejorar la rentabilidad de la empresa.

 

Riesgos del teletrabajo

El teletrabajo, no obstante, no es una dinámica de trabajo neutra y entraña riesgos para la calidad de las condiciones de trabajo de las personas. 

Según datos de un estudio de Ipsos Digital para Celside Insurance, el 56% de los trabajadores encuestados considera que rinde más con el trabajo a distancia. No obstante, las razones son diversas: mejor organización (29%), por un lado, pero también hecho horas extra (27%) o una mayor exigencia por parte de la empresa (30%), por el otro. 

Con todo, las jornadas laborales desde casa también implican riesgos frente a los que conviene estar alerta, tanto físicos como psicológicos. 

Problemas musculoesqueléticos

Las empresas deben cumplir las normas legales en lo que se refiere a la altura de la mesa y las sillas. Pero, en casa cada uno es responsable de adoptar las medidas necesarias para evitar la aparición de molestias o lesiones. 

La altura de la mesa de trabajo varía dependiendo de la altura del trabajador (entre los 68 y los 65 centímetros), mientras que la silla debe tener cinco apoyos en el suelo y ruedas, apoyabrazos, respaldo reclinable y altura ajustable para evitar posibles lesiones.

El teclado debe ser inclinable e independiente de la pantalla. De forma que el trabajador adopte una postura cómoda para los brazos y las manos. (Se aconseja el uso de un reposamuñecas). También se recomienda utilizar un reposapiés.

Para disminuir la posibilidad de sufrir problemas con los ojos, se debe de evitar los reflejos y los deslumbramientos. Colocando el puesto de trabajo de tal forma que el trabajador no esté situado frente a una ventana o punto de luz artificial. La distancia recomendada entre la pantalla y los ojos es de 40 a 55 centímetros.

Hay que descansar la vista con pausas cortas y frecuentes. Si se empieza a notar sequedad o molestias en los ojos, se puede preguntar al farmacéutico por lágrimas artificiales.

Riesgos psicológicos

Para evitar problemas psicológicos, como el estrés,  es recomendable mantener los mismos horarios de trabajo y las pausas que se realizan en el trabajo presencial.

Un espacio en la casa exclusivo para trabajar es muy aconsejable. De esta forma no se difumina la línea que separa el trabajo de la vida personal. El espacio debe de tener luz natural, ventilación, una temperatura adecuada y poco ruido. De esta manera, se pueden evitar distracciones y aumentar la productividad.

Por otra parte, el trabajo en la soledad de cada casa puede ser duro para algunas personas y el teletrabajador puede sentirse aislado. Para evitarlo es aconsejable celebrar reuniones por videoconferencia con otros compañeros para abordar cuestiones propias del trabajo.

El teletrabajo ha llegado para quedarse

Para finalizar, un último consejo para el teletrabajador es asegurarse que el equipo informático utilizado sea seguro y fiable. Es aconsejable realizar una copia de seguridad (diaria o semanal) en un disco duro externo. Siempre bajo autorización de la empresa.